202-465-4798

©2017 by Science Naturally. Proudly created with Wix.com

—¡Rayos! Estos mosquitos me están comiendo vivo —se quejó Franklin, golpeándose los brazos y piernas. 

Los chicos del barrio estaban jugando voleibol en el patio trasero de Franklin. Sus padres habían comprado la red recientemente, pero era difícil quedarse en el jardín mucho tiempo por los mosquitos. Incluso picaban a gente que llevaba repelente de mosquitos. 

—¡Papá! ¿Puedes hacer algo con estos insectos? —Franklin le gritó a su padre, que estaba leyendo un libro dentro de su balcón encerrado con tela mosquitera. 

El padre de Franklin salió al jardín y encendió las antorchas de citronela que se encontraban a lo largo del jardín. Habían puesto un cubo de agua al lado de cada antorcha. 

—¿Para qué son estos cubos de agua? —preguntó Landon. Landon era nuevo en el barrio, y nunca antes había estado en la casa de Franklin. 

—Los pusimos aquí en caso de que una antorcha se caiga, así nada se incendia. Los llenamos al comienzo de la primavera y los dejamos aquí hasta el final del verano —dijo Franklin—. Si el agua baja de nivel, le añadimos un poco más. 

—Espero que esto funcione —dijo el padre de Franklin cuando las antorchas empezaron a humear—. De lo contrario, tendremos que contratar a una de esas compañías para que fumiguen el jardín. 

—¿Puedo sugerir otra cosa? —preguntó Landon.