202-465-4798

©2017 by Science Naturally. Proudly created with Wix.com

—¡Vamos alumnos, al pasillo de los dulces! —exclamó la señorita Hanson. 

Todos se quejaron al saber que estarían en el pasillo de las golosinas sin poder comer ninguna. Estaban en una excursión al supermercado para comprar materiales para un proyecto. 

Habían recogido piñas de pino, y las iban a cubrir con mantequilla de maní, rodarlas en semillas para pájaros, pegarles golosinas, y atarles hilo para colgarlas de los árboles alrededor de la escuela. 

Patti estaba a cargo de las golosinas. 

—Dígame de nuevo. ¿Qué debo hacer, señorita Hanson? —preguntó. 

—Bueno, Patti, ¿recuerdas que recogimos doscientas piñas de pino? Vamos a ponerle cinco mentas a cada piña para las ardillas, así que empieza a contar mientras llevo a los otros estudiantes a buscar la mantequilla de maní y las semillas para pájaros. 

—Serían 1,000 pastillas —dijo la amiga de Patti, Lulu, cuando llegaron a los dulces. Las mentas, cada una envuelta individualmente en plástico, se encontraban en un cubo y se vendían por peso. Había un cucharón para ser usado con una báscula. 

—Es una pena que no las vendan en paquetes que indiquen cuántas hay en cada uno —dijo Lulu—. Te llevará una eternidad contarlas. 

—De hecho, será más fácil de lo que pensaba —le respondió Patti.